REMEDIOS PARA LA ASTENIA PRIMAVERAL

REMEDIOS PARA LA ASTENIA PRIMAVERAL

Querido lector@,

Esta semana queremos hablarte de un problema de salud frecuente en esta época del año, la astenia primaveral. Vamos a describir los síntomas más frecuentes y explicar cómo abordarlos de una forma natural y saludable.

 

¿Qué es la astenia primaveral y cómo nos afecta?

La palabra astenia viene del griego “a”, que significa carencia, y de “sthénos”, que significa fuerza, poder.

Es un trastorno adaptativo compuesto de varios síntomas que aparece en el cambio de estación, al llegar la primavera (meses de marzo y abril), y que puede deberse a una alteración de los ritmos biológicos.

La comunidad médica aún no sabe si considerarla una enfermedad y si requiere tratamiento o no, pero lo cierto es que afecta a muchas personas y las causas son diversas.

Se caracteriza por una sensación generalizada de cansancio, fatiga, debilidad física y psíquica.

Algunas de las causas de la aparición de la astenia primaveral son:

-       El cambio de hora: el último domingo de marzo se cambia la hora, para aprovechar mejor las horas de luz del día. Este cambio de hora puede afectar al organismo, que debe adaptarse a las nuevas condiciones de luz.

-       Los cambios ambientales: no sólo la temperatura, que comienza a ser más cálida, sino los cambios de luz y de presión atmosférica.

-       El cambio en las rutinas: debido al mejor tiempo y a que anochece más tarde.

Como consecuencia de estas modificaciones el organismo se puede ver alterado, haciendo disminuir la producción de endorfinas, que son las hormonas del bienestar.

Por otra parte, se ve alterada la segregación de melatonina, la hormona que regula los ciclos de sueño.

Aunque por lo general las personas se adaptan a estos cambios en unos pocos días (similar al jet lag), existen algunos individuos adultos y, especialmente, algunos niños y ancianos para quienes esta adaptación es más difícil.

Así, la astenia primaveral afecta hoy día a más del 50% de la población, principalmente a mujeres de entre 35 y 50 años y a personas que sufren alergia, cuyos síntomas se suman a los propios de la astenia.

 

hidratacion primavera

 

Los síntomas de la astenia primaveral que se observan clínicamente son:

- Malestar y cansancio generalizados

- Fatiga muscular

- Dolor de cabeza

- Falta de energía para realizar las tareas cotidianas

- Dificultad para conciliar el sueño, insomnio

- Somnolencia diurna

- Irritabilidad y nerviosismo

- Disminución del apetito

- Disminución de la libido o deseo sexual

- Problemas de concentración

- Tristeza inexplicable y cambios de humor bruscos

- Desmotivación

Estos síntomas pueden durar entre 10 y 20 días, normalmente. No es una enfermedad como tal, sino un trastorno pasajero y temporal, que desaparece en cuanto la persona se ha adaptado a las nuevas condiciones ambientales.

Si los síntomas duran un mes o más, debemos consultarlo con nuestro médico para descartar que haya otros problemas de salud, como anemia.

 

¿Cómo tratar la astenia primaveral?

Si bien es difícil prevenir los síntomas de la astenia, sí podemos disminuir sus efectos y mejorar los síntomas, acortándolos en el tiempo, mediante una serie de consejos que podemos aplicar:

-       Vigilar y respetar unos horarios fijos de alimentación y descanso para que el cuerpo vuelva a encontrar su equilibrio.

-       Atender a la alimentación y nutrición, haciendo 5 comidas al día, menos calóricas que en invierno, pero que aporten energía y vitalidad. Dieta equilibrada.

-       Hidratarse correctamente. Beber al menos 2 litros de agua al día. La hidratación insuficiente puede provocar cefaleas, por ejemplo.

-       Realizar ejercicio físico moderado de forma regular. Caminar, correr, nadar… Algo que además nos guste y resulte divertido. En interior o al aire libre. (En las personas alérgicas al polen se recomienda que la actividad física sea mejor en un sitio cerrado). La práctica de ejercicio físico nos hace segregar endorfinas, liberándonos del estrés, haciéndonos sentir más positivos y aumentando nuestro tono vital.

 

ejercicio fisico primavera

 

-       Hacer un descanso óptimo. Respetar los horarios de sueño, durmiendo al menos 8 horas diarias. Si durante la semana no se pueden aumentar las horas de descanso, intentar hacerlo durante el fin de semana. Se recomienda cenar 3 horas antes de ir a dormir, que la habitación tenga una temperatura adecuada (alrededor de los 18º C), y no consultar pantallas antes de dormir ni ver la televisión en la habitación, ya que puede afectar al descanso.

-       Practicar actividades que nos resulten placenteras. Aumentará nuestra sensación de bienestar, liberando endorfinas, y mejorará nuestro estado emocional y nuestra motivación, elevando nuestra energía vital.

-       Evitar automedicarse. La astenia es un proceso natural de adaptación a unas nuevas condiciones. No requiere de la toma de ansiolíticos, antidepresivos o somníferos; sino de unas condiciones de alimentación y descanso, principalmente, para sentirnos mejor rápidamente.

-       Mantener un pensamiento y actitud positivos y tener paciencia. Desdramatizar la situación ayudará a superarla antes. El pensamiento y la actitud positivos respecto de los síntomas y las sensaciones nos serán útiles para elevar el tono vital y adaptarnos antes al cambio estacional. La paciencia es imprescindible, pues sabemos que es una situación temporal pasajera que apenas durará un par de semanas y volveremos a nuestra vida normal.

Nutrición y complementación dietética en la astenia primaveral

Una dieta equilibrada o balanceada lo más natural posible debe poder cubrir las necesidades nutricionales diarias. Hoy día, con los métodos de cultivo y el procesado de los alimentos, sabemos que es necesario complementarse nutricionalmente para obtener la cantidad óptima de vitaminas y minerales.

Aunque es algo opcional, e igualmente recomendamos consultar cada caso particular con un especialista en nutrición o facultativo, la complementación nutricional puede ser útil a la hora de mejorar los síntomas de la astenia primaveral, igual que ocurre en otros procesos de pérdida de la salud.

La aplicación de nutrientes con efecto terapéutico puede suponer un cambio drástico en el tono vital de la persona, tanto a nivel físico como a nivel psicológico o anímico.

 

fatiga primaveral

 

- Alimentos y súper alimentos recomendados para tratar la astenia primaveral:

  • Frutos secos: energéticos, ricos en vitaminas, minerales y ácidos grasos saludables.
  • Plátano: rico en triptófano, aminoácido precursor de la serotonina (neurotransmisor que aumenta la sensación de felicidad y mejora la calidad del sueño si lo tomamos antes de dormir). Rico en potasio y muy energético.
  • Fresas, ciruelas, naranjas y otras frutas como el albaricoque o las uvas, ricas en vitamina C, betacarotenos y otros antioxidantes.
  • El fruto del Camu camu aporta vitaminas (la mayor concentración de vitamina C), minerales, antioxidantes, fibra y mucha energía. Mejora el sistema inmune, activa las defensas y el tono vital.
  • Berros y verduras crudas: aportan vitaminas, minerales y fitonutrientes.
  • Ajo: mejora el sistema inmune, previene infecciones y es un potente antioxidante.
  • Miel: mejora el sistema inmune, elevando las defensas y es rica en vitaminas y minerales. Es calórica y aporta mucha energía.
  • Probióticos: mejoran tránsito intestinal, sistema inmune y tono vital.
  • Semillas de sésamo: ricas en calcio y otros minerales y vitaminas, elevan el tono vital gracias también a sus ácidos grasos esenciales.
  • Hierba de trigo: aporta energía, muchos minerales y vitaminas esenciales, además de estimular el sistema inmune y mejorar el tono anímico. Además ayuda a desintoxicar el organismo al ser un excelente depurativo.
  • Algas marinas: depuran el organismo, mejoran el metabolismo, aportan energía, aminoácidos esenciales, vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales omega 3 y fitonutrientes. Mejoran el sistema inmune y activan el cuerpo y la mente.
  • Bayas de Goji: ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Depurativas y energizantes.

- Otros complementos nutricionales:

  • Acidos grasos esenciales Omega 3
  • Creatinina
  • Coenzima Q-10
  • Minerales magnesio y potasio
  • Vitaminas del complejo B.

Esperamos que poniendo en práctica estos sencillos consejos puedas mejorar los síntomas de la astenia primaveral, si es que los tienes.

La primavera ya está aquí y queremos que la disfrutes al máximo, experimentando todas las cosas buenas que tiene, como el clima más templado o los maravillosos paisajes que trae, con la explosión de las flores y la alegría de su nuevo colorido.

Nos vemos en el próximo post.

¡Feliz semana!

01/04/2015 Home, Artículos 0 1042

Dejar un comentario

Contenidos Ecolife

Últimos Comentarios

No hay comentarios

Archivo

ha sido añadido a tu lista de deseos.

Continuar comprando Mi lista de deseos.