TRATAMIENTO NUTRICIONAL PARA ENFERMEDADES COMUNES I

TRATAMIENTO NUTRICIONAL PARA ENFERMEDADES COMUNES I

Querido lector@,

¿Sabías que muchos problemas de salud pueden mejorarse e incluso solucionarse realizando una dieta adecuada e incorporando los nutrientes necesarios?

Por todos es conocido que una dieta equilibrada ayuda a prevenir o tratar ciertas enfermedades como la obesidad, la diabetes o la hipertensión.

¿Pero sabías que otro tipo de patologías comunes, incluso lesiones puntuales se pueden tratar con nutrientes para aliviar o paliar ciertos síntomas, ayudando a los medicamentos en su labor, incluso a veces, sustituyéndolos, siendo así una recuperación más natural y respetuosa con nuestro organismo?

En el post de esta semana comenzaremos un repaso de los problemas de salud más frecuentes, ofreciendo algunos consejos sobre qué alimentos se recomiendan para abordar estos problemas y qué complementación a nivel nutricional es la más adecuada.

 

¿Por qué son importantes los nutrientes para prevenir o tratar problemas de salud?

Como ya hemos comentado en repetidas veces en posts anteriores, los nutrientes que incorporamos a través de la alimentación son necesarios para mantener un buen estado de salud, ya que conforman los elementos y compuestos químicos que permiten la vida de las células y su reproducción, así como todos los procesos fisiológicos, y por otra parte constituyen la materia prima para formar la estructura de los tejidos y órganos.

En el grupo de los nutrientes existen algunos que son imprescindibles para la estructura o la función del cuerpo, es por ello que debemos asegurarnos de incorporarlos todos en las cantidades justas a través de la alimentación, siendo a veces necesario complementar la dieta con nutrientes aparte.

Cuando el estado de salud, ya sea física o mental, se ha perdido, bien por el contagio o aparición de una enfermedad o bien por una lesión, existe la posibilidad de aumentar la dosis en cuanto a la toma de ciertos nutrientes, con alimentos, súper alimentos o complementos nutricionales, que serán claves para la rápida mejoría y/o eliminación de algunos síntomas y signos.

La aplicación de este tipo de “terapia” debe ser estudiada y aplicada de forma particular y personalizada para cada individuo, puesto que cada organismo tiene unas necesidades y formas de funcionar específicas para él.

La “medicina ortomolecular” o “terapia de nutrición ortomolecular” fue propuesta en 1968 en la revista Science por Linus Pauling, químico estadounidense que investigó ampliamente sobre el efecto de determinadas vitaminas en diferentes enfermedades mentales.

Entre otros estudios que le llevaron a ganar el premio Nobel de Química en 1954, hace referencia a la necesidad de utilizar nutrientes para tratar padecimientos y enfermedades.

 

alimentos enfermedades comunes

Linus Pauling explicó que esta terapia consiste en proporcionar a cada persona la concentración exacta de las sustancias presentes en el organismo, pero en dosis más elevadas o “megadosis”, para corregir alteraciones y mantener la salud. Estas sustancias son vitaminas, minerales, oligoelementos, aminoácidos, enzimas, ácidos grasos y fitohormonas, que se suministran al organismo a través de una dieta saludable compuesta de alimentos naturales, integrales y orgánicos, apoyada también en complementos alimenticios.

 

Alimentación y nutrición ortomolecular adaptada

Para cada tipo de problema de salud, os explicamos en el apartado a): los alimentos más beneficiosos, y en el apartado b): la complementación ortomolecular.

  • Problemas dermatológicos o capilares:
    • Acné:

a)     Aguacate, albaricoques, cereales integrales, frutas amarillas, frutos secos, germen de trigo, hortalizas, limón, mango, papaya y soja.

b)    Ácidos grasos esenciales, cromo, selenio, zinc, vitamina A, B6 y E.

  • Problemas de la piel (por ejemplo, dermatitis):

a)     Aguacate, fruta, frutos secos, germen de trigo, pepino, soja y verduras.

b)    Omega 3, GLA, ácido paraaminobenzoico (PABA), fenilalanina, azufre, selenio, zinc y vitaminas A, B3, B6, B8 (biotina), B9, C y E.

  • Caspa y alopecia:

a)     Arroz integral, col, frutas, frutos secos, germen de trigo, harina de avena, jengibre, legumbres, pepino y verduras.

b)    GLA, PABA, azufre, silicio, zinc y vitaminas A, B8 (biotina) y C.

  • Problemas cardiocirculatorios:
    • Circulación sanguínea:

a)     Ácidos grasos insaturados, ajo, arándanos, cebolla, cereales integrales, cerezas, fibra, frutos secos, hortalizas, legumbres, limón, piña y verduras.

b)    Bioflavonoides, bromelaína o bromelina, castaño de indias, centella asiática, lecitina de soja, cromo, potasio y selenio, rusco y vitaminas A, B6, C y E.

  • Colesterol:

a)     Aguacate, ajo, alimentos ricos en omega 3, avena, fresas, frutos secos (nueces, almendras), judías secas y otras legumbres, manzana, pomelo, uva y zanahoria.

b)    Omega 3, coenzima Q10, isoflavonas de soja, cobre, cromo, magnesio y vitaminas del complejo B, C y E.

  • Hipertensión:

a)     Aceite de oliva, aceites de pescado, aceites de semillas, acelgas, aguacate, ajo, alfalfa, algas, arroz integral, berza, cebolla, cereales integrales, col rizada, frutos secos no salados, germen de trigo, hojas de nabo, hojas de rábano, legumbres, levadura de cerveza, limón, marisco, pera, pomelo, semillas germinadas de soja, sésamo, setas, trigo sarraceno, uvas y zanahoria.

b)    Ácidos grasos esenciales, betacarotenos, bioflavonoides, bromelina, coenzima Q10, fibra dietética, calcio, germanio, magnesio, potasio, yodo, proantocianidinas oligoméricas y vitaminas C y E.

alimentacion saludable variada

  • Problemas cardíacos:

a)     Aceite de oliva, ajo, cebolla, frutas, frutos secos, pescados (especialmente azules), uvas y verduras.

b)    Omega 3, ácido alfa lipoico (ALA), betacarotenos, bromelina, carnitina, coenzima Q10, inositol, L-cisteína, L-lisina, L-prolina, calcio, cobre, compuestos azufrados, magnesio, picnogenoles, proantocianidinas oligoméricas, taurina, trimetilglicina y vitaminas B1, B2, B3, B5, B6, B8, B9, B12, C, D y E.

  • Retención de líquidos:

a)     Ajo, alcachofa, apio, berenjena, borraja, cebolla, coliflor, manzana, melocotón, melón, níspero, peras, sandía y uvas.

b)    Colina, complejo multimineral, L-cisteína, L-metionina, L-taurina, zinc y vitaminas B1, B2 y B6.

  • Problemas endocrinos:
    • Diabetes:

a)     Aguacate, alcachofa, alfalfa, almorta, altramuz, alubias, apio, brócoli, cebolla, cereales integrales, champiñón, coliflor, endibia, escarola, garbanzo, germen de trigo, guisantes, judía verde, lechuga, lenteja, patata, pepino y soja.

b)    Cromo, magnesio, manganeso, zinc y vitaminas B6, B8, C y E.

  • Obesidad:

a)     Acelgas, ajos, alcachofas, batata, berros, brócoli, calabacín, calabaza, caldos depurativos, cebolla, cerezas, champiñón, chirimoya, chucrut, ciruela, col, coliflor, diente de león, escarola, espárragos, espinacas, fresa, judías verdes, kiwi, lechuga, limón, manzana, melocotón, nabo, pepino, pera, pimiento, piña, pomelo, puerros, sandía, setas y soja.

b)    GLA, omega 3, bromelina, cola de caballo, cromo, espirulina, estigmas de abedul y maíz, fibra vegetal, garcinia cambogia, glucomanano, grama, hoodia gornii y carnitina.

  • Problemas de tiroides:

a)     En general: Cereales integrales, frutas, germen de trigo, hortalizas en general, levadura de cerveza, rábano y verduras.

  • En hipertiroidismo: Cacahuetes, col verde o morada, coles de Bruselas, coliflor, maíz, mandioca, mostaza, nabos, piñones, semillas de soja y yuca.
  • En hipotiroidismo: Acelgas, ajo, algas marinas, avellanas, berros, cebolla, espinacas, pescados y remolacha.

b)    En general: Vitaminas B2, B3, B6, B12, C y E.

  • En hipertiroidismo: L-carnitina.
  • En hipotiroidismo: L-5HTP, GABA, compuestos azufrados, fenilalanina, L-tiroxina, yodo, zinc, potasio, magnesio, hierro, sílice, manganeso, cromo, S-adenosil-L-metionina (SAM) y vitaminas A y E.
  • Problemas digestivos:
    • Colitis ulcerosa:

a)     Ajo, arándanos, arroz, avena, caqui, chufa, germinados, granada, leche de almendras, manzana, membrillo, níspero, okra, papaya, plátano, tapioca y zanahoria.

b)    Omega 3 y 6, PABA, calcio, hierro, magnesio, selenio, zinc, probióticos y vitaminas A, B9 y B12.

  • Colon irritable y diverticulosis o diverticulitis:

a)     Para colon irritable: Alfalfa, arándanos, arroz integral, bulbo de hinojo, calabaza, caquis, cereales integrales, coles, dátiles, germinados, harina de maíz, legumbres, maíz dulce, manzana, membrillo, papaya, patata, pera y plátano maduro.

Para enfermedad diverticular: Alfalfa, alimentos ricos en fibra, avena, frutas, legumbres, salvado de trigo y verduras.

b)    GABA, PABA, ácidos grasos esenciales, algas chlorella y espirulina, enzimas proteolíticas, fibra vegetal, L-glutamina, calcio, hierro, magnesio, selenio, zinc y vitaminas A, B9, B12 y K.

  • Estreñimiento:

a)     Aceitunas, agua, achicoria, alcachofa, berenjena, cereales integrales, ciruelas, dátiles, endibia, escarola, frutas, higos, legumbres, hortalizas, manzana, papaya, rábano, semillas, uvas pasas y verduras.

b)    Omega 6, PABA, factores lipotrópicos (colina, inositol, metionina), hierro, magnesio, probióticos y vitaminas B5 y B9.

  • Problemas del sistema nervioso central:
    • Alzheimer:

a)     Ajo, cebolla, cereales integrales, cerezas, coles, espárragos, espinacas, frutos secos, hortalizas de hoja verde, huevos, levadura de cerveza, limón, nabos, naranjas, perejil, pescado azul (sobre todo salmón y sardina), pimientos verdes, pomelo, uvas y zanahorias.

b)    5-hidroxil-triptófano (L-5HTP), acetil-L-carnitina, ácido gamma-amino-butírico (GABA), ácidos grasos omega 3, dinucleótido de nicotinamida adenina (NADH), fosfatidilserina, inositol, L-fenilalanina, glutamina, S-Adenosilmetionina (SAM) y vitaminas B3, B12, C y E.

  • Ansiedad:

a)     Aguacate, almendras, anacardos, avena, berzas, brócoli, cereales integrales, espinacas, frutos secos en general, garbanzos, germen de trigo, hojas de remolacha, jalea real, lechuga, lecitina de soja, levadura de cerveza, malta torrefacta, miel, nuez de Brasil, nueces, piñones, plátano, polen y yogur.

b)    L-5HTP, GABA, omega 3, adaptógenos, glicina, inositol, calcio, fósforo, magnesio, selenio, taurina, vitaminas B1, B3, B5, B6, B9, B12 y C.

  • Depresión:

a)     Aguacate, ajo, almendras, anacardos, avena, berzas, brócoli, cereales integrales, espinacas, frutos secos, garbanzos, germen de trigo, lechuga, lecitina de soja, levadura de cerveza, nueces, piñones, plátano y remolacha.

b)    L-5HTP, GABA, omega 3, glutamina, calcio, cobre, magnesio, potasio, sodio, zinc, serotonina, tirosina, triptófano y vitaminas B1, B3, B6, B9, B12, C y D.

ecologicos en polvo

  • Esclerosis múltiple:

a)     Aceites de pescados, aceites de semillas, cereales integrales, frutas, frutos secos, legumbres y verduras crudas.

b)    GABA, ácido gammalinoleico (GLA), omega 3, ácido linoleico, ácido lipoico, aminoácidos de cadena ramificada (leucina, isoleucina y valina), coenzima Q10, fosfatidilserina, fosfato de colamina, ginkgo biloba, L-glicina, L-treonina, octacosanol, rhodiola, schizandra y vitaminas B1, B12, B13 (ácido orótico), C, D y E.

  • Parkinson:

a)     Aceite de pescado, aceite de semillas (oliva, onagra…), cereales integrales, frutas, frutos secos, hortalizas, legumbres, pescado azul y verduras.

b)    GABA, ácido glutámico, bioflavonoides, NADH, fosfatidil serina, L-tirosina, triptófano, lecitina, calcio, magnesio y vitaminas B1, C y E.

  • Trastornos del sueño:

a)     Apio, avena, berza, brócoli, col rizada, espárragos, espinacas, guisantes, hidratos de carbono, lechuga, perejil, tomate, zanahoria y zarzamora.

b)    L-5HTP, GABA, melatonina, calcio, cobre, magnesio y vitaminas B3, B6 y B12.

 

Hasta aquí nuestro repaso de esta semana.

Os esperamos en el próximo post para continuar viendo los alimentos y nutrientes que podemos consumir para mejorar las enfermedades más comunes de otros sistemas corporales.

¡Feliz semana!

12/03/2015 Home, Artículos 0 2575

Dejar un comentario

Contenidos Ecolife

Últimos Comentarios

No hay comentarios

Archivo

ha sido añadido a tu lista de deseos.

Continuar comprando Mi lista de deseos.